lunes, 7 de septiembre de 2009

Me alegro

Y antes de 1828 el agua minero-medicinal no debía servir para nada, como mucho para regar las macetas.